29.5.17

marzo.10

No, no te muestro nada.
Porque todo lo que escribo
habla de vos. Todo.

De cómo te extraño
todos los viernes, todos.

De cómo quisiera
dormir con vos
y todos tus lunares, con vos
y todos tus cabellos.

De tus manos
que aprietan las mías
para que no me vaya
(ni en sueños).

De que sí,
prefiero dormir incómoda
porque cuando me acostumbro a tu cuerpo
tu espalda es el único lugar
donde descanso.



No hay comentarios.: