14.11.17

noviembre.14

Tengo el cuerpo en un lugar
a donde ya
no pertenece.
Y qué hay de malo en no tener ganas.

No hay raíz más fuerte que la propia certeza.
Un cuerpo vacío -en cambio-
como un tronco seco
se desploma al mínimo peso.

Cómo será el mundo para la ausencia
Será como oídos apunados
o será
como estar debajo del agua.
Un devenir sordo
como la vida en silencio.

Quequén :: Necochea


26.10.17

octubre.24

Cada vez que hay un sismo
pienso en el bambú y la toquilla,
cómo se acomodan con el viento.

El cemento se agrieta
                                 y cae
sepulta miradas
imágenes estáticas
destellos lumínicos
caracoles mansos
escombros de tiempo
pero el bambú
tiene menos menos amarres
                                           que vos
la toquilla es más liviana
                                                                     que vos

con todo tu vuelo de manual
que no alcanza para levitar
                                          en medio

                                                        del caos.



Ilustración de Ricardo Cavolo.


24.10.17

Cuántas patas

Un lunar oscuro
se desliza arácnidamente sobre el fondo celeste. Un dibujo al azar sin patrón aparente bailando vayasaber a qué compás. Nos conectamos telepática / mente. Me dijo en un sueño las brujas no necesitan conocerse para tele chatear. En eso pensando me encuentro con una araña hablando diciendo te quiero para dónde vas.


11.10.17

Olvido

Los perros huelen el miedo
las personas, la inseguridad.
Si alguna vez te desconocí
fue por eso.
No necesito estar
en el panteón de tus caderas
y no,
todavía no es momento,
no me interesa.

En el proceso de des
sensiblización por roce
exposición o
anestesia
lo jodido
es que se borra todo por igual.

El cancerbero
depredador
no sabe distinguir
y ahí va.
No da tiempo a guardar nada.

Él sí guarda, traicionero
eso que jamás
hasta que un día
abre el portal
a fauces abiertas
el aliento fétido
la sombra que arde
el hielo
lo que quisiste olvidar.













21.9.17

septiembre.20

Una bañera vacía es el lugar perfecto para perder peso.
Es como flotar,
el cuerpo liviano
desatomizado
etéreo
sutil.

La bañera-útero, en cambio, lleva agua
en lo posible, bien caliente.
Cierro los orificios
hundida en la tibieza
soy invisible
y puedo no respirar.

Las plazas también son un buen lugar
para perder el nombre,
ida y vuelta en las hamacas.
Lo que me molesta del vaivén
es que a veces no hay ven,
sólo va... ¿y?

Entonces me guardo debajo de la cama,
junto con pelos, pelusas y algún que otro bicho.
Ahí sí, no hay nadie más,
sólo metiéndote conmigo acá
me podrías alcanzar.

Cierro los ojos en la bañera vacía
y me transformo en burbujas de aire.
Los detalles revelan la extensión
de todo lo que nos falta por conocer.

Escribo en mi mente cosas que después me olvido
mientras lijo un palito de rodete samurai
y el polvo cae sobre la nariz.
No estoy acá, no estoy allá.
Estoy en la lija que te va gastando.

A veces me voy por ahí
me pongo a cangrejear
a caminar de costado
y cuando quiero volver
la distancia es tanta
que me arritmia.

Como mucho puedo ir en diagonal
como para salir de la resaca
cuando la luz
¡claramente!
está adelante.

Entonces te grito
porque estoy lejos
y no sé volver.

Te grito mientras me ahogo,
tu figura borrosa está ahí
al alcance -y tan lejos- de la mano,
del otro lado de la gruesa capa de hielo
que yo misma forjé
con mi aliento.

Grito de esquirlas
que viajan a toda velocidad
y quedan suspendidas
unos-segundos-antes
formando un laberinto
de lanzas tornasoladas
como un bosque de cristales
de aspirina
en un vaso de agua.

Imagen relacionada

18.9.17

septiembre.18

Sueño con poesías que se me escapan
apenas abro los ojos y cruzo
el umbral de la realidad.

Si no te veo, te siento.

La noche traerá el aroma
de nuestros cuerpos rítmicos
ardiendo al fuego
y encenderá la luz
de tus cuencos negros
el rojo vivo
del crepitar.


La imagen puede contener: una o varias personas

10.9.17

EvoluciónFrog

Deconstruir el cuerpo
para desafiar las máscaras

para lanzar rayos solares
en infinitas direcciones,
los dedos hacia arriba
como un pararrayos
los dedos hacia abajo
como un toma a tierra.

Deformarnos
un poco
volvernos tontos
un mucho
dejarnos ser

una masa de creación continua
y potencial
donde todo está por nacer.

Morir al cuerpo ordinario
para dejar atrás
el ser de consumo,
cultivado y conformado
en la propaganda
y en la publicidad.

Dejar que caigan los muros
se quiebren las cáscaras
se rompan los caparazones

para expandir los colores
desde el centro de los omóplatos
hasta estallar en luz y sombra lunar.

Desordenar el andar
para soltar escamas
entre las piedras

para que el viento nos brote
plumas nuevas
y precipitarnos
hacia el centro de la tierra
con todo el peso y la fuerza
de la gravedad.




9.9.17

enero.7




Eché un panadero al viento, tres veces, con tres deseos.
Otras tantas volvió, y ahora somos amigos

La primera, me esperó en la cocina, para unos mates.
La segunda, junto a las guitarras; y cantamos un par de esas que nadie sabe.
La tercera, y última, me sorprendió en el sillón. Se mecía suavemente, invitándome a leer. Por un momento, pensé que era una araña.

Ya no espero que se vaya para no volver.
Me mira, ahora, mientras escribo, como queriendo decirme algo en su silencio de pelitos suaves y redondos brillos.


La imagen puede contener: comida
Casa de Pepe y Lucho. Necochea.

marzo.21

El banco de una plaza igual a cientos de otras dice que el amor es todo menos duda. Y basta ya con la burocracia afectiva.

La frase más bonita que leí en los últimos tiempos susurra: "A la gilada ni poesía". Una venganza dulce, femenina, silenciosa. La negación de la belleza por falta de mérito.

Yo me pregunto a dónde van a parar las invisibles que se desprenden de los cabellos de todas las mujeres del mundo.

Él sigue escribiendo historias de ausencias y amores desgarrados que tranquilamente podrían haber salido de mis letras, o de mis entrañas. Escribe por mí, usa palabras que podrían ser mías, transmutadas de género pero en los mismos escenarios y lugares comunes.

No logro sacarme el maquillaje de las pestañas y estoy empezando a pensar que el amor sólo existe en la poesía.


7.9.17

Contra el mal viaje

Recetas para salir de ahí  / si
no hay chispa que te haga cosquillas,
ni empanaditas con vino en la calle,
ni candombe para los días,
ni ganas de cocinar para vos. 

Tomo I
Te recito todos los días
como un mantra
contra el olvido
y te guardo

como a esos libros que una deja
a la mitad
para nunca llegar
a la página final.

Tomo II
Cuento los hilos
de luna espejada que bailan
en el reflejo,
bajan y se deslizan
por los cabellos

emergen del suelo en puntas de pie
y salen en procesión
hacia el santuario de nuestros fuegos.

Tomo III
Verbeo y conjugo sustantivos
fluoreciendo colores
en bolsas sin ojos
y pliegues vacíos

exhalo
con sabia rendición:
hacé lo que quieras.

Tomo IV
Empujo por la piel
y los órganos
hasta la punta de los dedos
las palabras que no quieren ser escritas
ni oídas.

Suspiro el recuerdo
de cuando eras nadie.

Tomo V
Me arrojo en caída libre
como un pájaro con bránquias
hacia el fondo del océano
lento
vertical
vulnerable
espeso

cada vez más denso
al interior de la caverna.

Tomo VI
Vacío uno,
dos, tres,
cuatro, cinco,
seis vinos.

Uno por cada tomo,
y me voy.

Pic: Trash Riot