2.12.17

Mishki

Todos los poemas tienen tu nombre,
también los de los otros.
Parece que todos los amores
y todas las amoras
te fueran dedicades:
las nutrientes y los fugaces
los melanco y las que
se encendieron en fuegos fatuos,
pero también
las eternas y los cotidianos
con mates y tostadas
o café y facturas
rellenas de pasta frola.

Todas las poesías tienen tu nombre,
también las de las otras.



30.11.17

noviembre.30

¿Por qué a veces lloramos con un solo ojo?
Si las lágrimas caen de un solo lado,
¿es que el eje está inclinado?

Si me pongo cabeza abajo,
¿Se guardará la tristeza
en la mente
para siempre?

O tal vez salga en raíces
por la coronilla
hacia la tierra
hasta brotar
por los pies.


La imagen puede contener: planta, comida y exterior
Jacarandá y hojas de otoño. Córdoba.

22.11.17

noviembre.22

Cuando la sustancia de la poesía
se escapa por ese vacío silencioso que deja el agotamiento,
cuando tenés ahí todo lo que querés decir pero ya no tiene materia.
Cuando se filtran las palabras,
se van por la pinchadura del colchón,
se pierden como agua escurriéndose por el pelo.

Te tiemblan las piernas.
Te tiemblan las manos.
Te tiembla la voz.

Se abre el universo
infinito
de la pausa.






14.11.17

noviembre.14

Tengo el cuerpo en un lugar
a donde ya
no pertenece.
Y qué hay de malo en no tener ganas.

No hay raíz más fuerte que la propia certeza.
Un cuerpo vacío -en cambio-
como un tronco seco
se desploma al mínimo peso.

Cómo será el mundo para la ausencia
Será como oídos apunados
o será
como estar debajo del agua.
Un devenir sordo
como la vida en silencio.

Quequén :: Necochea


26.10.17

octubre.24

Cada vez que hay un sismo
pienso en el bambú y la toquilla,
cómo se acomodan con el viento.

El cemento se agrieta
                                 y cae
sepulta miradas
imágenes estáticas
destellos lumínicos
caracoles mansos
escombros de tiempo
pero el bambú
tiene menos menos amarres
                                           que vos
la toquilla es más liviana
                                                                     que vos

con todo tu vuelo de manual
que no alcanza para levitar
                                          en medio

                                                        del caos.



Ilustración de Ricardo Cavolo.


24.10.17

Cuántas patas

Un lunar oscuro
se desliza arácnidamente sobre el fondo celeste. Un dibujo al azar sin patrón aparente bailando vayasaber a qué compás. Nos conectamos telepática / mente. Me dijo en un sueño las brujas no necesitan conocerse para tele chatear. En eso pensando me encuentro con una araña hablando diciendo te quiero para dónde vas.


11.10.17

Olvido

Los perros huelen el miedo
las personas, la inseguridad.
Si alguna vez te desconocí
fue por eso.
No necesito estar
en el panteón de tus caderas
y no,
todavía no es momento,
no me interesa.

En el proceso de des
sensiblización por roce
exposición o
anestesia
lo jodido
es que se borra todo por igual.

El cancerbero
depredador
no sabe distinguir
y ahí va.
No da tiempo a guardar nada.

Él sí guarda, traicionero
eso que jamás
hasta que un día
abre el portal
a fauces abiertas
el aliento fétido
la sombra que arde
el hielo
lo que quisiste olvidar.













21.9.17

septiembre.20

Una bañera vacía es el lugar perfecto para perder peso.
Es como flotar,
el cuerpo liviano
desatomizado
etéreo
sutil.

La bañera-útero, en cambio, lleva agua
en lo posible, bien caliente.
Cierro los orificios
hundida en la tibieza
soy invisible
y puedo no respirar.

Las plazas también son un buen lugar
para perder el nombre,
ida y vuelta en las hamacas.
Lo que me molesta del vaivén
es que a veces no hay ven,
sólo va... ¿y?

Entonces me guardo debajo de la cama,
junto con pelos, pelusas y algún que otro bicho.
Ahí sí, no hay nadie más,
sólo metiéndote conmigo acá
me podrías alcanzar.

Cierro los ojos en la bañera vacía
y me transformo en burbujas de aire.
Los detalles revelan la extensión
de todo lo que nos falta por conocer.

Escribo en mi mente cosas que después me olvido
mientras lijo un palito de rodete samurai
y el polvo cae sobre la nariz.
No estoy acá, no estoy allá.
Estoy en la lija que te va gastando.

A veces me voy por ahí
me pongo a cangrejear
a caminar de costado
y cuando quiero volver
la distancia es tanta
que me arritmia.

Como mucho puedo ir en diagonal
como para salir de la resaca
cuando la luz
¡claramente!
está adelante.

Entonces te grito
porque estoy lejos
y no sé volver.

Te grito mientras me ahogo,
tu figura borrosa está ahí
al alcance -y tan lejos- de la mano,
del otro lado de la gruesa capa de hielo
que yo misma forjé
con mi aliento.

Grito de esquirlas
que viajan a toda velocidad
y quedan suspendidas
unos-segundos-antes
formando un laberinto
de lanzas tornasoladas
como un bosque de cristales
de aspirina
en un vaso de agua.

Imagen relacionada

18.9.17

septiembre.18

Sueño con poesías que se me escapan
apenas abro los ojos y cruzo
el umbral de la realidad.

Si no te veo, te siento.

La noche traerá el aroma
de nuestros cuerpos rítmicos
ardiendo al fuego
y encenderá la luz
de tus cuencos negros
el rojo vivo
del crepitar.


La imagen puede contener: una o varias personas

10.9.17

EvoluciónFrog

Deconstruir el cuerpo
para desafiar las máscaras

para lanzar rayos solares
en infinitas direcciones,
los dedos hacia arriba
como un pararrayos
los dedos hacia abajo
como un toma a tierra.

Deformarnos
un poco
volvernos tontos
un mucho
dejarnos ser

una masa de creación continua
y potencial
donde todo está por nacer.

Morir al cuerpo ordinario
para dejar atrás
el ser de consumo,
cultivado y conformado
en la propaganda
y en la publicidad.

Dejar que caigan los muros
se quiebren las cáscaras
se rompan los caparazones

para expandir los colores
desde el centro de los omóplatos
hasta estallar en luz y sombra lunar.

Desordenar el andar
para soltar escamas
entre las piedras

para que el viento nos brote
plumas nuevas
y precipitarnos
hacia el centro de la tierra
con todo el peso y la fuerza
de la gravedad.